DESCUBRIMIENTO


Si la puesta en escena resulta fascinante hay una experiencia en su proceso que resulta del todo maravilloso. Y es la primera vez que un grupo de estudiantes viven el montaje a partir de un lenguaje diferente al hasta entonces desarrollado. La curiosidad, el asombro casi infantil, la ansiedad desbordada y la alegrìa por los pequeños logros son compartidas no sòlo por quienes ponen el cuerpo en el escenario sino por quienes los dirigen y descubren esos simples milagros cotidianos en el avanzar de los ensayos.

La puesta de "Historia de Pescadores" en un proyecto intercàtedra dentro de la Universidad Autònoma de Entre Rìos es un encuentro con estos asombros del minuto a minuto para quienes juegan divertidos, emocionados y siempre en conflicto tras haber estudiado una obra musical como cantantes y de repente verse devenidos en actores. La suite del compositor brasileño Dorival Caymmi cuenta en breves cuadros musicales y textos narrativos la odisea cotidiana de los pescadores del norte de Brasil: salir al mar con la estrella del alba y no saber si regresaràn; vientos impetuosos entre las olas y la permanente seducciòn de Iemanjà, la reina del mar, son cantos de sirenas que dejan viudas y esperas inùtiles en tierra firme. Y pese a todo ello, la historia se repite dìa tras dìa.

Con la co-direcciòn de Nilda Godoy y Daniel Peña el proceso de entrenamiento actoral y puesta en escena se enriquece y complejiza. En algùn momento del trabajo arduo de comprender el por què de las "reglas"( si se me perdona la arbitrariedad del tèrmino) de la puesta en escena y el abordaje simultàneo de la voz cantada en uniòn con los mùsicos el cuerpo hace crisis y se convierte en Teatralidad. La obra deja de ser sòlo mùsica y las situaciones profundas asoman: el amanecer, el temor siempre sostenido, el terror, la espera, la muerte, la esperanza. Y la breve o incipiente experiencia de estos intèrpretes es suplantada ricamente por su frescura y por su juego inocente. Y es que tal vez eso sea todo el cuento del teatro: reunirse para un encuentro de amigos en que se juega al "como si" hasta que nos envolvemos en una magia ancestral que no podemos denominar con precisiòn.

Creo que el Teatro es primitivo, anterior a todas sus formas y gèneros y anterior, claro està, a los estudios teòricos. Y por ello, cuando un grupo juega por vez primera con la maravilla originaria de su ingenuidad bien entendida, una chispa se enciende màs allà de la tècnica y se transforma nada màs ni nada menos que en un Descubrimiento.


0 vistas